Pinceladas de Asturias

facebookTwiterYou Tubeinstagram

Visitas: 166926

Jorge Alcolea, director de SAM y galerista: "A corto y medio plazo el sistema ya nos está demandando un cambio"

Dentro del proyecto informativo colaborativo de reflexión sobre el futuro del arte y nuestra sociedad (#pensandoelfuturo / #pensandonofuturo), nacido en plena lucha contra la crisis del coronavirus.

Arteinformado (AI)En estos momentos de incertidumbre, ¿qué mensaje de ánimo y de confianza le gustaría trasladar a todos los operadores y actores del mundo del arte?

Jorge Alcolea (JA): Sin querer caer en un optimismo ingenuo, me gustaría transmitirles el mensaje de que trabajando con ganas y entusiasmo superaremos esta crisis, como ya superamos las anteriores. Todos estamos pasando momentos duros y difíciles tanto a nivel personal como colectivo, pero en lugar de dejarnos vencer por el desánimo tenemos que tratar de aprovechar este "parón" para descansar, para pensar, para plantear nuevos proyectos y para volver con más ilusión y con más fuerza.

AI¿Cómo cree que va a cambiar el sistema del arte, en general, y el mundo de las ferias, en particular, a partir de ahora, en lo referente a exhibición, relaciones comerciales y comunicación? ¿Toca reinventarse?

JA: Aunque no podemos prever la duración de esta situación, es evidente que a corto y medio plazo el sistema ya nos está demandando un cambio. Son numerosas las ferias que se han aplazado o suspendido. Cuando reabramos, no podremos hacerlo en las mismas condiciones. Tampoco sabemos cuánto tiempo pasará hasta que volvamos a juntarnos decenas de personas en un mismo espacio. En este contexto, la apuesta por lo virtual aparece como una respuesta que minimiza los riesgos; probablemente ésta será la ocasión para transferir buena parte de nuestra actividad al mercado online, que se verá reforzado. Hay ferias y galerías más preparadas que otras para ello, pero a todos nos tocará implementarlo. Tendremos también que reinventar formas de comunicación en línea que sean más cercanas, que hagan al espectador o al lector sentirse más implicado, tratando de replicar en la mayor medida posible la experiencia −siempre insustituible− de disfrutar de una obra de arte en persona, con todo lo que lleva aparejado: la atención personalizada y próxima, el ambiente, el espacio.

AI¿Alguna vez pensó que su organización necesitaría de un plan de contingencia online para crisis? 

JA: Aunque ya hace unos años que habíamos reforzado lo referente a la comunicación y a la presencia online, y aunque había escuchado no pocos augurios que apuntaban hacia un futuro más digitalizado del mercado del arte, no habíamos pensado en ello con seriedad.

En mi opinión la emoción de estar frente a una obra de arte marca una gran diferencia, pero no sólo por la visualización de la pieza en sí sino por todo lo que hay al lado, por las conversaciones que genera, por la atención especial, por la experiencia de visitar un espacio consagrado al arte, por los encuentros que pueden darse en él. El conjunto es muy difícil de replicar virtualmente. Por otro lado, cuando hay crisis también hay crisis online. Por todo ello no había no nos habíamos plantado la posibilidad de desarrollar una parte importante de nuestra actividad de manera digital, pero es evidente que la situación actual lo impone y por ello estamos considerando abrir una vía de negocio de esta manera. Y sin embargo no queremos renunciar, cuando vuelva la normalidad, a la forma presencial. Comunicaremos online, venderemos también online, pero seguiremos cuidando como siempre el contacto personal y la relación cercana con el coleccionista y con el cliente; esa labor, la de conocer el gusto y ayudara encontrar lo que el cliente busca, se teje en un contacto detenido y laborioso, con el tiempo y la presencia.

AI¿Piensa ahora que debería acometer una nueva fase online? Si, es así, ¿qué medidas baraja implementar de cara al futuro en su nueva estrategia digital (para exhibición, difusión y ventas) y que no venía ejecutando?

JA: Sí, ahora deberemos implementar todo el espacio y la actividad online que ya habíamos comenzado a crear. Cuando comenzó el confinamiento apostamos por virtualizar la exposición que en ese momento teníamos en la galería, "La caza del faisán", comisariada por Enrique Juncosa, que ahora puede visitarse en línea con una experiencia lo más rica y compleja posible: las obras pueden verse en gran calidad,hemos puesto el catálogo a disposición del público, y hay mucha información sobre las piezas y los artistas. Sin embargo, y en lo referente a la exhibición, me gustaría que la experiencia pudiese ser aún más similar a la real; que de alguna manera pudiese recorrerse la galería a través de la pantalla y disfrutar no sólo de las piezas aisladas sino también de su montaje, del modo en que dialogan unas con otras en el espacio de la galería. Nos planteamos también reforzar lo referente a la difusión mejorando nuestras newsletters y nuestras webs. Respecto a la venta, trataremos de implementar todas las herramientas que estén a nuestra disposición mejorándolas para que el tratamiento y la atención sean personalizados, y que para quien así lo desee el proceso de venta no se reduzca a una transacción fría y directa. Uno de nuestros principales valores es el trato cercano con nuestros clientes, de modo que trataremos de replicar esta atención también online.